Trabajamos en red buscando consolidar la construcción de otra economía

Noticias

Cooperativismo y Soberanía Alimentaria

Potencialidades de la Economía Social y Solidaria para aportar a la Soberanía Alimentaria

El 3/7/20 desde México el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) organizó un Foro Virtual Hemisférico Agroempresarial en el que funcionarios, empresarios y productores analizaron “el rol y acciones a seguir por el sector agroalimentario, para coadyuvar a atender las necesidades asociadas a la pandemia con una renovada visión del multilateralismo, de políticas públicas y de nuevas visiones de productividad y sostenibilidad, para detonar el desarrollo de las naciones” destacando que “la crisis sanitaria por el coronavirus coloca al sector agroalimentario en una posición estratégica para la reactivación de la economía y es una nueva la oportunidad para construir nuevas visiones de desarrollo”.

Y agregaron: “la pandemia por el COVID-19 evidenció debilidades de los sistemas agrícolas del hemisferio, pero al mismo tiempo dio la oportunidad de repensar los roles y las acciones que se desarrollan en el sector público y privado”, subrayando que “entre estas oportunidades está la posibilidad de reestructurar los sistemas alimentarios para que se enfoquen a lograr el bienestar de la sociedad”

 

En este Foro, el presidente de Cooperar y de la Alianza Cooperativa internacional, Ariel Guarco, espresó su visión sobre cómo puede contribuir el sector a la recuperación económica post pandemia y asegurar el acceso a la alimentación por parte de toda la población: “La crisis sanitaria y económica que estamos atravesando a escala mundial nos muestra que el tema de los alimentos no es un problema solamente de los productores, y mucho menos de los grandes jugadores globales del agronegocio. Es un problema de las comunidades y de los territorios”. Y agregó: “La seguridad y la soberanía alimentaria deben ser una agenda de toda la sociedad civil. Mucho más después de la pandemia”. También resaltó el rol “de los consumidores, en defensa de una alimentación sana y nutritiva; de los productores y los trabajadores, por condiciones dignas para ejercer su actividad; y de las comunidades en general, por su necesidad de desarrollarse en un ambiente sostenible y con cadenas de abastecimiento resistentes a los riesgos globales”.

El líder cooperativista nacional e internacional reconoció que en muchos países americanos “existen importantes cooperativas agropecuarias que lideran sus respectivos sectores y hoy pueden realizar un aporte decisivo de cara a la post-pandemia”.

Sin embargo, advirtió que también “hay que sumar a este desafío a todas las familias en calidad de consumidoras” y destacó el papel del “cooperativismo de trabajo, para que tenga un creciente protagonismo en la construcción de un sistema alimentario más diverso y comprometido con el territorio”.

Al finalizar su presentación, Guarco sostuvo que “La pandemia nos da una excelente oportunidad para proponer esto a nuestras comunidades y que seamos todos protagonistas en la reconstrucción de los vínculos entre territorio, ambiente y alimentación”.

 

La cuestión del compromiso del cooperativismo con la soberanía alimentaria viene siendo discutido en muchos países, como se manifiesta en el sitio “Soberanía Alimentaria, biodiversidad y culturas”, producido desde Barcelona, en el que se afirma que “ya existen modelos alternativos en marcha sobre los que puede pivotar ese cambio radical hacia la soberanía alimentaria (y) desde la perspectiva de la Economía Social y Solidaria, desde los principios cooperativistas en sentido amplio (es posible) dar un impulso a ese nuevo modelo”, a partir de una radical democratización de la economía.

Enumera además una serie de sugerencias para reorientar el Movimiento Cooperativo en esa dirección, entre las que se destacan: las finanzas alternativas y banca ética, los emprendimientos basados en la agroecología, la producción de proximidad, las empresas social y ambientalmente responsables, la educación en valores, “Cooperativizar no solo las propiedades pequeñas-medianas, sino la producción en conjunto, incorporando al colectivo trabajador y consumidor en la toma de decisiones del modelo de producción, así como a otros agentes sociales, la planificación democrática de la producción y la integración de los y las consumidoras en las cooperativas agrarias.

En síntesis, se propone avanzar hacia modelos de cooperativismo integral, donde la totalidad de agentes (propietarios, trabajadores, consumidores, etc.) se impliquen en los procesos. Y concluyen: “Frente a la supuesta racionalidad económica que impregna la lógica de productividad y de rentabilidad en el sistema capitalista convencional, afectando tanto a los modelos y pautas de producción como al consumo, se debe introducir el principio de una racionalidad social deliberativa, donde se integren aspectos sociales, culturales, éticos y ambientales a los meramente económicos.”

Fuentes:

IICA

Cooperar

Soberanía Alimentaria

Compartir en

Últimas noticias

Fortalece los aportes a la Otra Economía desde la investigación social
En acciones concretas y lineamientos estratégicos
Desarrollado por gcoop.