Trabajamos en red buscando consolidar la construcción de otra economía

Noticias

Economía Social Y Solidaria Y Feminismos: Momentos De La Misma Lucha Que Convergen En El 8M

La Asociación Mutual de Voluntari@s Sociales de la República Argentina adhiere y apoya el paro de mujeres convocado para el próximo 8 de marzo en el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Adherimos a la convocatoria que tiene como finalidad movilizar a las mujeres en un día de lucha internacional, un día de paros, marchas, un día de no realizar trabajo doméstico, de cuidados ni sexual, para hacer visibles las necesidades y las aspiraciones de aquellas mujeres ignoradas: las mujeres en el mercado laboral formal, las que trabajan en el ámbito de la reproducción social y los cuidados, las desempleadas y las precarias. La jornada denunciará que la violencia contra las mujeres tiene muchas facetas: es doméstica, pero también del mercado, de las relaciones de propiedad capitalista, y del Estado. En este sentido, la lucha de la Economía Social y Solidaria y la de las mujeres convergen: luchar contra el capitalismo, la precarización de la vida y luchar contra el patriarcado son momentos diferentes de una misma lucha.

La Asociación Mutual de Voluntari@s Sociales de la República Argentina adhiere y apoya el paro de mujeres convocado para el próximo 8 de marzo en el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Adherimos a la convocatoria que tiene como finalidad movilizar a las mujeres en un día de lucha internacional, un día de paros, marchas, un día de no realizar trabajo doméstico, de cuidados ni sexual, para hacer visibles las necesidades y las aspiraciones de aquellas mujeres ignoradas: las mujeres en el mercado laboral formal, las que trabajan en el ámbito de la reproducción social y los cuidados, las desempleadas y las precarias. La jornada denunciará que la violencia contra las mujeres tiene muchas facetas: es doméstica, pero también del mercado, de las relaciones de propiedad capitalista, y del Estado. En este sentido, la lucha de la Economía Social y Solidaria y la de las mujeres convergen: luchar contra el capitalismo, la precarización de la vida y luchar contra el patriarcado son momentos diferentes de una misma lucha.

Como Asociación Mutual nos sentimos parte de un gran movimiento de resistencia que se originó dando cuenta de las condiciones de vida de los obreros en siglo XIX, que se actualizó en el siglo XX proponiendo respuestas a la expulsión de los asalariados del mercado de trabajo y que hoy, siglo XXI, debe transformar sus prácticas para atender a la feminización de la crisis. Latinoamérica es la región más desigual del mundo donde el 10% de la población es dueño del 71% de la riqueza. En esta desigualdad, la brecha salarial en Argentina es del 27% pero se ensancha al 35% en los trabajos más precarios. Más de un tercio de las trabajadoras está precarizada: hoy no acceden a licencias por maternidad y mañana no tendrán una jubilación digna. La precarización laboral es la precarización de nuestras vidas. Una de cada tres mujeres en la región no logra generar ingresos propios. Nuestras vidas están en crisis. Esto se evidencia en la expresión más extrema de la violencia machista, el femicidio: sólo en 2016 se registraron 1.998 asesinatos en 17 países de la América Latina y el Caribe. Todos los días 12 mujeres son asesinadas por el hecho de ser mujeres en la región. 14 de los 25 países del mundo con las tasas más elevadas de femicidio están en América Latina y el Caribe.  En Argentina hay una menos cada 30 horas y se han cuadruplicado los femicidios de mujeres jóvenes entre 16 y 20 años, y triplicado los asesinatos de víctimas de entre 11 a 15. Sólo en Argentina 3.228 niñas, adolescentes y mujeres adultas desaparecidas, según los últimos datos oficiales.

Esta es una crisis de trabajo, una crisis de falta de tiempo para nosotras mismas, una crisis de la relación con los otros. Es el no tener recursos, no tener tiempo ni acceso a los servicios más fundamentales, además de enfrentarnos continuamente a la violencia, que es violencia individual pero también del Estado. Hoy las mujeres son los sujetos más endeudados del mundo; el 60% de las personas endeudadas son mujeres. Y no son las más pobres, que no pueden conseguir préstamos, son las que trabajan fuera de la casa. Tienen que venderlo todo, el mercado es nuestro cuerpo.

Nuestro movimiento, el de la Economía Social y Solidaria, hizo su historia construyendo una economía que responde a las necesidades de las personas y no a la acumulación del capital, es por eso que entendemos necesario encontrarnos con las propuestas de los diversos feminismos para reformular nuestras prácticas atendiendo a las demandas actuales y sumar voluntades para construir una sociedad diferente, alternativa al sistema hegemónico.

Nuestras demandas

 El 8M paramos para exigir al Estado políticas integrales contra las diversas formas de violencias machistas, y también nos paramos para visibilizar la cantidad y la fuerza de las mujeres que integran las mutuales y cooperativas: asociadas, trabajadores, prestadoras.

Queremos convocar al movimiento, a las entidades de primer, segundo y tercer grado, a nuestro órgano de control y promoción -INAES – a repensar la prestación de servicio en clave de género. Creemos necesario aplicar una discriminación positiva en los reglamentos porque no partimos de una situación de igualdad, tenemos necesidades específicas y necesitamos que el sistema solidario se comprometa en el cumplimiento de la igualdad como valor doctrinario.

Pedimos por la implementación de políticas de igualdad específicas, pero también por la transversalidad de la perspectiva feminista: en la elaboración de balances, en la asignación y distribución de recursos de los ejercicios económicos, en las decisiones presupuestarias en general, en los mecanismos y en las metodologías sobre la utilización del tiempo en las asambleas y reuniones de los consejos directivos, que se garantice que no exista brecha salarial ni ningún tipo de violencia machista dentro de nuestras organizaciones.

Reclamamos que el sistema solidario desarrolle servicios de cuidados. El promedio de horas semanales dedicadas al trabajo no remunerado, obtenidas entre diez países de la región, es de 13,72 horas en hombres y de 39,13 horas en mujeres. En la Argentina, las mujeres hacemos tres veces más trabajos domésticos y de cuidados no remunerados que los varones.  Esta doble jornada laboral afecta más todavía a las mujeres más pobres. Hoy los cuidados están privatizados, pocas mujeres pueden pagarlos. La reproducción tiene una función social, por lo tanto los cuidados tienen que ser estatales y solidarios, no privatizados.

Pedimos que los reglamentos de salud y educación se orienten a combatir la violencia contra las mujeres y contribuyan con la educación sexual integral: la maternidad tiene que poder ser una decisión y las madres jóvenes tienen que tener oportunidades. En la Argentina, cada 5 minutos nace el bebé de una madre adolescente y cada 3 horas el de una menor de 15 años. La gran mayoría de las madres adolescentes dejan sus estudios y pierden sus proyectos. 7 de cada 10 de ellas vive en un hogar pobre.

El 8M es una interpelación al modelo democrático que no garantiza la participación igualitaria en nuestras entidades, y es también una crítica a la estrategia de sustentabilidad basada en lo económico que ha provocado el deterioro de los vínculos asociativos originarios asimilando nuestras prácticas a la lógica neoliberal que no se centra en los cuidados y ni en la sostenibilidad de la vida.   

Mutual de Voluntari@s

http://mutualdevoluntarios.org.ar/economia-social-y-solidaria-y-feminism...

Compartir en

Últimas noticias

Edición digital 224 de Revista Idelcoop
El viernes 27 de abril se llevó adelante el primer taller de Juegos Cooperativos para organizaciones sociales en el Patrimonio Histórico de Villa María
Quedó conformada ayer una mesa de trabajo permanente entre cooperativas misioneras de diversas producciones regionales, FECOFE y el gobierno provincial.
Desarrollado por gcoop.